¿Cómo ves a tus seguidores: A o B?

Hay algo que está claro: cuanta más gente haya en un restaurante o en una tienda de ropa, más gente querrá entrar. Lo mismo ocurre con los seguidores en la página de una marca en las redes sociales. “Si no hay nadie será por algo”, eso pensamos.

¿Cómo ves a tus seguidores: A o B? ¿Los ves como una masa social que forma tu comunidad, y si alguno se va no pasa nada porque vendrán otros nuevos o los ves sabiendo que cada uno de ellos es importante?

¿Quieres hacerte un selfie con todos tus seguidores detrás, preocupándote por ser tú quien sale bien en la foto, o quieres que sean ellos los protagonistas?

Gracias a mi trabajo he podido reunirme con algunos gerentes de cuentas de las redes sociales más importantes, y me han planteado antes la cuestión de aumentar el número de followers que la interacción con las personas que ya siguen a la marca. ¿Para qué queremos más si no somos capaces de interactuar con la gran mayoría de ellos? Aunque, esperad, siempre podemos recurrir al engagement rate elaborando informes maravillosos y pensar que, bueno, estamos en la media… Sin embargo, la media nunca es suficiente.

Por otro lado, sabemos muy bien lo que cuesta conseguir que tus seguidores interactúen con tu marca, a no ser que seas Coca-Cola, Starbucks y compañía, y podemos pensar – creo que equivocadamente – que cuantos más seguidores tengamos, más interacción conseguiremos.

¿Cómo ves a tus seguidores: A o B?